Mateo 16:19

PREGUNTA:

¿Qué significa "atar" y "desatar"? (Mateo 16:19)


RESPUESTA:

Conozco solamente dos cosas en el reino que pudieran ser atadas y desatadas: (1) los pecados de los hombres y (2) las enseñanzas o sea los requisitos establecidos para agradar a Dios.

En el contexto de Mateo 18:18 "atar" y "desatar" claramente tiene que ver con los pecados (vea la explicación de Mateo 18:18 en el volumen I de USTEDES ME PREGUNTARON). En Juan 20:23 encontramos la declaración directa: "A quienes remitiereis los pecados, les son remitidos; y a quienes se los retuviereis, les son retenidos". Esta declaración parece ser una aclaración de lo que Cristo le dijo a Pedro en Mateo 16:19 y se extiende en este caso, no solamente a Pedro, sino a TODOS LOS APOSTOLES.

En cada uno de estos versículos ayuda mucho tomar en cuenta la traducción de LA BIBLIA DE LAS AMERICAS porque aclara más el significado del tiempo perfecto del verbo en el griego y ayuda a evitar conceptos falsos. "y todo lo que ates en la tierra habrá sido atado en los cielos, y todo lo que desates en la tierra habrá sido desatado en los cielos" (Mateo 16:19). " todo lo que atéis en la tierra habrá sido atado en los cielos; y todo lo que desatéis en la tierra habrá sido desatado en los cielos" (Mateo 18:18). "Si perdonáis los pecados a algunos, sus pecados le han sido perdonados; si retenéis los pecados a alguno, le han sido retenidos" (Juan 20:23). Queda sumamente claro en esta traducción literal que lo que ellos iban a atar o desatar YA HABRIA SIDO ATADO O DESATADO previamente por Dios en los cielos. Al retener los pecados de alguna persona (atar), estaban haciendo lo mismo que Dios ya había hecho. Al perdonar los pecados de alguna persona (desatar), estaban haciendo lo mismo que Dios ha había hecho.

Esto era posible por la obra del Espíritu Santo en ellos. En Juan 20:22 Cristo acaba de decir: "Recibid el Espíritu Santo." Cuando lo recibieron (en el día de Pentecostés Hechos 2) también recibieron del Espíritu el mensaje inspirado. Fueron guiados a TODA LA VERDAD (Juan 16:12,13). Lo que enseñaron no eran sus propias ideas SINO la revelación de la voluntad de Dios. Los requisitos que impusieron (ataron) para que los pecados de los hombres fueran perdonados (desatados) eran requisitos que Dios Mismo ya había establecido en los cielos. Cuando enseñaron que no era necesario cumplir con las tradiciones de los judíos ni con los requisitos de la ley mosaica para ser salvo (desataron), estaban enseñando lo que Dios Mismo ya había establecido en los cielos. Cuando excluyeron del reino a aquellos que no estaban dispuestos a creer ni obedecer el evangelio del Señor (ataron sus pecados), estaban reteniendo pecados que Dios Mismo ya había retenido en los cielos.

Cuando Cristo le dijo a Pedro: "Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos" (Mateo 16:19), le estaba prometiendo que Pedro iba a enseñar con la autoridad de Cristo Mismo. ¿Cómo? POR LA INSPIRACION DEL ESPIRITU SANTO, al igual que los demás apóstoles de Cristo.

En base a estos textos se ha propagado un error muy grave. Me refiero específicamente al llamado "sacramento" de la penitencia, la confesión y las indulgencias. Tengo en mano un catecismo de La Iglesia Católica Romana y Juan 20:23 es el texto presentado como base para el sacramento de la penitencia. El concepto (errado) es que Jesús les dio a los apóstoles potestad para perdonarlos pecados de cualquier persona. Lo único que es necesario se sentir verdadera tristeza por sus pecados y confesarlos a un sacerdote Católico. El catecismo afirma que el sacerdote NO simplemente ora que sus pecados sean perdonados por Dios sino que el mismo sacerdote por la potestad que supuesta ha recibido, realmente quita los pecados de su alma. El decide si usted realmente siente tristeza por sus pecados, y en esta base REMITE o si no RETIENE sus pecados. En la confesión, el sacerdotes tiene poder para eliminar el castigo eterno (o sea el infierno) por remitir sus pecados.

Pero para entender correctamente esta enseñanza de Jesús, hay que considerar dos puntos. Primero, hay que comparar Juan 20:19 23 con los otros textos en el Nuevo Testamento que registran la misma comisión. En esta comisión, después de Su resurrección,Jesús envió a Sus apóstoles al mundo para REMITIR pecados. Si buscamos en Mateo, Marcos y Lucas también vamos a encontrar la comisión que Jesús dio a Sus apóstoles después de Su resurrección. En cada caso Jesús envió a estos hombres al mundo con la MISMA MISION: LOGRAR EL PERDON o sea LA REMISION de los pecados del mundo, o sea LA SALVACION ETERNA DEL MUNDO.

El texto en Juan 20 (ni el de Mateo 16:19) no nos revela COMO Jesús quería que remitieran ni retuvieran los pecados de los hombres. Quizá encontremos esta información en uno de los otros tres registros del evangelio. Lea primeramente Lucas 24:46 48, el registro inspirado de la misma ocasión cuando Jesús apareció a los apóstoles en la noche del domingo. En este texto aprendemos que Jesús le envió al mundo para lograr el perdón de los pecados. ¿COMO? POR PREDICAR en nombre de Jesús el arrepentimiento y el perdón de pecados POR MEDIO DEL EVANGELIO, las buenas nuevas de Su muerte y resurrección,de la cual ellos serían testigos. Jesús no les envió a perdonar los pecados de toda persona que les confesara sus pecados. Les envió a PREDICAR EL EVANGELIO.

En Marcos 16:15,16 otra vez en LA MISMA OCASION, encontramos una declaración aún más clara.FAVOR DE LEER MARCOS 16:15,16. ¡Fíjese bien! Los apóstoles iban a REMITIR y RETENER pecados. Algunos hombres iban a ser SALVOS mas otros CONDENADOS. PERO no quedaba en los apóstoles decidir si los pecados serían perdonados o no. Los mismos pecadores lo decidieron cuando decidieron creer en el evangelio de Cristo y obedecer a Cristo en el bautismo o no. La tarea a la cual Jesús envió a los apóstoles era la predicación del evangelio, no a escuchar las confesiones de la gente. Cuando ellos predicaron el evangelio a un individuo, él mismo decidió creer y ser bautizado o no. En un caso pecados fueron remitidos, y en el otro los pecados fueron retenidos.

Pero quizá esté equivocado. Tal vez los apóstoles iban a predicar el evangelio y bautizar a los creyentes y también perdonar a los creyentes en la confesión. El libro de Hechos registra el cumplimiento dela comisión que Jesús les dio a los apóstoles. ¿Encontramos esta práctica de la penitencia y la confesión en el libro de Los Hechos? NO SEÑOR. Lo que encontramos con respecto a la remisión o sea el perdón de pecados desde el primer día que los apóstoles comenzaron a cumplir la misión que Jesús les dejó es que predicaron el evangelio de la muerte y la resurrección de Cristo. A los que creyeron les enseñaron que deban arrepentirse y ser bautizados para RECIBIR EL PERDON DE LOS PECADOS. LEA HECHOS 2:36 38. Cuando preguntaron: "¿qué haremos?", ¿les dijo Pedro, "Deben confesar sus pecados a m y se los perdonar?" NO SEÑOR. Les dijo que se arrepintieran y se bautizaran para recibir el perdón de los pecados. Luego el versículo 41 nos revela: "As que los que recibieron su palabra fueron bautizados". Pedro había remitido los pecados de unas tres mil personas mientras los pecados de los demás, los que no obedecieron fueron retenidos por decisión de ellos mismos.

Aún después de bautizarlos, la Biblia no presenta ningún caso cuando practicaron lo que nuestros amigos en la religión Católica Romana practican en la confesión, el sacramento de la penitencia. Al contrario, cuando Pedro se dio cuenta del pecado que un nuevo converso llamado Simón había cometido, le reprendió y le dijo: "Arrepiéntete, pues de esta tu maldad y ruega A DIOS, si quizás te sea perdonado el pensamiento de tu corazón" (Hechos 8:22). Fíjese bien que Pedro no le dijo que se fuera a confesar. No le ofreció perdonar. ¿Por qué? Porque ni el mismo apóstol Pedro ni ningún otro hombre no tiene potestad para PERDONAR LOS PECADOS QUE COMETEMOS CONTRA DIOS. Solamente Dios tiene esta potestad por medio del sacrificio de Jesucristo.