2 Samuel 24:1

PREGUNTA:

¿Por qué Dios castiga a David por censar al pueblo? (2 Samuel 24)


RESPUESTA:

Ciertamente nos parece extraña la ira de Dios por causa de este acto que desde la perspectiva humana nos parece, no solamente inofensivo, sino muy lógico y hasta sabio.

Obviamente hay algo que no estamos tomando en cuenta porque:

                        (1)        Joab, el comandante del ejército intenta persuadirle a David para que no levante este censo (2 Samuel 24:3)

                        (2)        La conciencia de David mismo lo perturba a tal grado que el texto dice literalmente que “lo hirió su corazón” y confiesa que ha pecado en gran manera en este acto.  (2 Samuel 24:10)

                        (3)        Dios siempre es Justo y lleno de amor.  Sin embargo lo castigó gravemente (2 Samuel 24:12-15)

Hay que reconocer que el texto bíblico no especifica en que consistió el pecado de David.  Por tanto, lo único que podemos hacer es razonar y no ser dogmáticos sobre este punto.

Siendo que no encontramos en la Biblia prohibición contra el acto del censo, tiene que haber algo tras el acto mismo que desagradó a Dios – alguna actitud – alguna motivación carnal muy peligrosa para David y el pueblo de Israel y muy ofensiva para Dios (recordando que todo cuanto Dios prohíbe es para nuestra protección espiritual, emocional o material).

Basándome sobre estas verdades, pregunto: ¿Cuál motivo carnal pudiera haber estado en David para que levantara este censo?  Encuentro rápidamente dos posibilidades y ambas están íntimamente vinculadas:

            (1) Jactancia personal por la inmensidad de su ejército y

            (2) Confianza en su poder militar en vez de confiar en Dios para la victoria. 

Encuentro apoyo para ambas posibilidades en la declaración de Joab y la pregunta retórica que le hace a David en 2 Samuel 24:3.  “Añada Jehová tu Dios al pueblo cien veces tanto como son, y que lo vea mi señor el rey”.  Me parece que Joab le está asegurando a David que su deseo (el de Joab) sería que Dios multiplicara este número y que David tuviera el gozo de ver un ejército aún más inmenso de Jehová.  Pero luego le pregunta: “¿Por qué se complace en esto mi señor el rey?”  Obviamente David no estaba levantando el censo por razones prácticas tanto como para complacerse a sí mismo – por el placer de saber el gran número del ejército.

Si entiendo bien el caso, David, en su corazón por medio de este censo, estaba violando principios vitales para recibir la bendición de Dios y evitar la desgracia: la humildad y la confianza en Dios exclusivamente. Muchos textos bíblicos vienen a la mente: Proverbios 16:18; Salmos 20:7; Jeremías 17:5; 1 Corintios 3:31 compare Jeremías 9:23,24 y muchos otros.