1 Corintios 10:29

PREGUNTA:

¿Qué significa I Corintios 10:29 33?

RESPUESTA:

Sencillamente significa que, aún en actividades lícitas, uno debe evitar aquellas cosas que sirvan de tropiezo para los demás. Aunque mi conciencia no se ofenda y aunque la actividad no sea incorrecta en sí, si el resultado de mi participación es que otra persona tropieza, lo debo evitar.

Específicamente en el contexto de I Corintios 10:23 33, se trata de comer alguna carne tomada de un animal que había sido sacrificado a los ídolos paganos. El cristiano bien podía comer esta carne siempre y cuando no le avisaran de su origen. PERO si algún incrédulo le ofreciera esta carne, la tenía que rechazar para que el incrédulo no pensara que el cristiano estuviera comprometiendo su fe y que realmente participaba con él en su idolatra.

Una enseñanza semejante con aplicación a nuestro deber ante otros cristianos con la conciencia débil se encuentra en I Corintios 8. La clave para comprender este punto está en I Corintios 8:10 que aclara lo que significa ser tropiezo para otro hermano. No es sencillamente que otro hermano desapruebe lo que hago en asuntos de opinión. Es si él hace algo que él mismo considero incorrecto por influencia mía.

Pero la enseñanza en I Corintios 10:23 33 tiene relación especial con ser tropiezo para los incrédulos.